miércoles, 2 de junio de 2010

Quincalla electrónica




Quincalla: Conjunto de objetos de metal, generalmente de escaso valor.
 Del diccionariuo de la RAE

Bueno, precisamente de escaso valor... pero realmente siempre me asombra cómo es posible que uno de estos circuitos integrados, como los de la fotografía de cabecera, tenga un precio de alrededor de un euro, y en muchos todavía menos, teniendo en cuenta la increíble tecnología que es necesaria para su diseño y fabricación. Y otra cosa me asombra todavía más: ¿como es posible que a menos de media hora de mi casa tenga una tienda, donde me puedan vender sin problemas "un 74HC154, dos 74HC4514, cuatro ULN28003 y dos diodos Zenner de 15 Voltios, 1 Watio" y tengan existencias de todos ellos y de miles de elementos tanto o más extraños. ¿Tanta gente hay que se dedica a hacer chapuzas electrónicas caseras? ¿Y qué demonios es lo que hacen?

En todo caso, una vez superado del asombro que siempre me produce la facilidad con que se pueden comprar estos componentes, resulta que he comprado, en efecto, material para hacer dos módulos del demultiplexor, por lo tanto he comprado dos 74HC4514 y cuatro matrices de transistores ULN2803
y también el material para el módulo que decodifica los bytes altos. La tienda me ha resuelto la duda entre los dos posibles microchips, ya que solo tenían el 74HC154. Este material, incluyendo los dos diodos que llevará como protección, se ven claramente en la fotografía de cabecera.

¿Y eso es todo?, Pues no. Como comentaba el otro día, hay una serie de elementos adicionales, que no tienen ninguna función electrónica, pero que condicionan el diseño de todas las placas, ý que hacen que el resultado final sea práctico y no una maraña de elementos medio sueltos.

Me refiero a elementos como zócalos y conectores. Lo malo de estos elementos, es que hay muchos tipos y formas distintas, y es difícil decidirse por una "línea" Yo hasta ahora he empleado en los elementos electrónicos que he realizado para esta maqueta, tres sistemas: El llamado de "tira de pines" el método del cable plano, y el método de las clemas o bornas con tornillos. Ninguno de los tres sistemas me convence plenamente. Las tiras de pines son demasiado frágiles y no hay nada que impida enchufarlas al revés. Además requieren un trabajo artesano para que queden bien, como soldar al aire y colocar un termoretráctil en cada pin, y además hay que cortarlas al tamaño deseado con la Dremmel. En la fotografía de la izquierda se ven varias conexiones hechas con tiras de pines

Otra alternativa que también he usado, sobre todo cuando hay que conectar un número elevado de cables, es el cable plano. Este sistema tiene la ventaja de que es muy compacto, y se hace un conector con un montón de hilos en un momento, sin necesidad de soldar y ni siquiera de pelar los cables.

Sin embargo yo le veo dos inconvenientes: sus conectores son de doble fila de contactos, y están endemoniadamente juntos, de modo que el diseño de las placas de circuito impreso de complica mucho, al no poder pasar pistas de conexión entre los puntos de contacto. El otro inconveniente es que, al menos para mi cabeza, resulta siempre muy confuso saber a que pin va cada cable, y por menos de nada se hace un cable que cruza los hilos entre los dos enchufes terminales.

El tercer sistema es el de las clemas o bornas de tornillos. Es un sistema claro y robusto, pero quizá ocupa demasiado espacio, ya que de un contacto a otro hay 5 mm. Por otra parte poner bien los cablecillos requiere cuidado para que queden bien aprisionados por el tornillo, sin que queden fibras de cable sueltas que pueden hacer cortocircuitos. Yo normalmente sueldo los cablecillos, lo cual es un trabajo adicional. Y por supuesto para soltar o conectar los cables hay que aflojar o soltar un tornillo para cada cable, y si los soltamos, los cables se desordenan y hay que identificarlos nuevamente para volver a conectarlos. En la fotografía de la derecha vemos conectores de cable plano y conectores de clemas. Está claro que las clemas son apropiadas para cables más gruesos que los conectores de cable plano.

Por eso el otro día decía que, si de un módulo del demultiplexor salen cables hacia los desvíos, parece apropiado utilizar clemas, pero si hay que conectar una placa de relés, parece más apropiado utilizar cable plano, ya que estamos conectando una placa con otra placa contigua.

De hecho en la placa que he comprado a MicroPic, todos los conectores son para cable plano, así que ahí me veo forzado a utilizar cable plano, y por lo tanto usar a ese tipo de conexión en las placas del demultiplexor que reciban estas conexiones.

Pero como ya he dicho, el cable plano me resulta antipático, y las clemas demasiado voluminosas, así que aprovechando mi viaje a la tienda de electrónica he investigado algún otro tipo de conexión. Como resultado, de ésta investigación he traído unos conectores que me dicen que son conocidos como conectores Molex.

En realidad son un poco más que una tira de pines, y de hecho tienen el mismo paso que éstas (2,54 mm), pero tienen un sistema que evita conectarlas al revés y además al enchufarlas hay un cierre de click que asegura la unión.

Se fabrican con cualquier numero de contactos entre 2 y 20 en una sola fila, así que para probar he comprado unos cuantos de 10 contactos y también unos pocos de 4. Por otra parte las carcasas mantienen los hilos ordenados y separados sin posibilidad de cortocircuitos y no son necesarios los termoretráctiles. Son los conectores de color marfil, machos y hembras que se ven en la fotografía anterior. (los de color gris, claro y oscuro, son conectores de cable plano que he comprado para la conectar la placa de MicroPic.)








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por expresar tus opiniones.

Los comentarios aparecerán en el blog normalmente en unos pocos segundos