jueves, 10 de junio de 2010

Tomando forma


Pues efectivamente, al final pude hacer unos buenos fotolitos, aunque tuve que recurrir a un truco que había visto en algún tutorial. Se trata de imprimir dos veces la imagen del fotolito sobre la misma lámina. La impresión queda justamente encima, y por lo tanto se refuerza la cantidad de tinta depositada. Increíblemente, la segunda impresión se superpone exactamente con la primera, siempre que actuemos con cuidado y carguemos la impresora cuidadosamente con las guías de papel ajustadas exactamente al tamaño de la hoja.

Con estos fotolitos ya pude hacer el proceso de fotograbado de la forma habitual. Por cierto, como no tenía suficientes placas, hice un pedido a RS y me suministraron unas nuevas del mismo fabricante que yo pedía siempre. Han resultado ser mucho mejores, de forma que las placas han quedado perfectas, Por cierto, últimamente utilizo esta placas que son más finas de lo habitual. Quedan estupendas porque son muy ligeras y se cortan fácilmente con tijeras, y resultan más fáciles de taladrar. Además como son muy finas la cara de pistas se transparenta desde arriba, como se ve en las fotografías. A mi este efecto me gusta mucho, sobre todo en estas placas caseras que no llevan la serígrafía de los componentes en la cara superior.

Al final hice también un cambio de última hora. En principio había pensado en una placa grande con el decodificador de la primera etapa, y una serie de conectores para incorporar el número necesario de placas de la segunda etapa. Sin embargo me di cuenta de que esa placa grande, coincidía con un tipo de placa que se vende habitualmente, y que lleva una serie de pistas, y taladros en toda su superficie. Así que aproveché el pedido y pedí también una de estas placas, de manera que me ahorro fabricar un elemento engorroso, Por delante y por detrás le he puesto unos conectores para enchufar unas placas pequeñas con el decodificador de primera etapa (bits altos) y la placa de cierre

En la fotografía de la cabecera, vemos cómo queda el montaje. La base es esta placa taladrada cuyas pistas longitudinales hacen el papel de un Bus de datos. Por delante y por detrás lleva unos conectores donde enchufamos la placa decodificadora de la primera etapa, que vemos al frente de la imagen con el conector de cable plano que conecta con la placa de comunicaciones de MicroPik y por detrás la placa de cierre del Bus, que lleva unos Leds para monitorizar el funcionamiento.

Esta placa decodificadora de la primera etapa la podemos ver en detalle en la imagen siguiente:


Aquí se ve como esta etapa lleva el integrado 74HC154, y el conector de cable plano que trae la señal desde la placa de MicroPik. También hay un conector que trae la alimentación del circuito, 5 Voltios para los circuitos digitales y los 12 Voltios que activarán los desvíos y los relés. Desde aquí se llevan estas tensiones a todas las placas.

La siguiente imagen muestra la placa de cierre, que se conecta al final del bus. Lleva 8 leds de color verde que indicarán la posición de los datos provenientes del ordenador, y 16 leds amarillos, que muestran la decodificación de los cuatro bits altos. También lleva dos leds rojos que indican la presencia de tensión de 5 V y de 12 V


Por último, la placa que decodifica los cuatro bits bajos es la que se muestra en la imagen siguiente: Contiene el circuito decodificador 74HC4514, y los dos circuitos ULN2803 que amplifican la señal para poder activar los relés y desvíos. Estos aparatos se conectarán a los conectores situados a ambos lados de la parte superior. También podemos ver los dos pianillos que permiten asignar una dirección a cada una de la posibles 16 placas




El led rojo que vemos, deberá encenderse cuando la placa sea seleccionada, en función de la decodificación de los cuatro bits altos.

En la parte inferior vemos un conector que permite enchufar cada una de estas placas en uno de los conectores del bus.En la imagen de la cabecera podemos ver dos placas contiguas enchufadas una detrás de la otra, y un tercer conector vacío detrás. Todavía no he decidido cuántos de estos conectores voy a poner en el bus. Por medida me caben hasta 12, de modo que si tengo que pasar de esa cifra, habría que hacer una prolongación del bus, pero esto es muy simple pues se conectaría donde ahora va la placa de cierre, y ésta se situaría al final de la nueva ampliación. Otra opción es poner 8 en esta primera placa y otros 8 en la ampliación.

Si nos imaginamos 12 placas conectadas una detrás de otra donde ahora sólo vemos dos, parece que el resultado va a ser una especie de ladrillo. Esto no me sorprende, porque ya dije desde el principio que cualquier cosa que tenga 256 salidas tiene que ser grande y compleja.

Y a todo esto, ¡Todavía no he hecho ninguna prueba!, ni siquiera de la placa que compré a MicroPik. La verdad es que para probarlo en condiciones, la mejor opción es tenerlo todo construido e ir verificando su funcionamiento poco a poco. Por ejemplo la placa de MicroPik no se puede saber si funciona o no, sin conectarle al menos unos leds tal como los que lleva la placa de cierre, así que había que tener construída esa placa antes de probar nada. Y con todo lo demás pasa lo mismo.

Es curioso que este esquema de placas sucesivas conectadas en un bus lo llevo dando vueltas en mi cabeza al menos desde hace tres años, pero hasta ahora no he tenido la oportunidad de dedicarle el tiempo necesario para construirlo. Espero que todo funcione bien

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por expresar tus opiniones.

Los comentarios aparecerán en el blog normalmente en unos pocos segundos