lunes, 25 de febrero de 2013

Producción en serie


A primera vista, parece un edificio de apartamentos, pero la fotografía de la cabecera es realmente el conjunto de las ocho placas CABCON01 montadas sobre la CABCON00, para formar en su conjunto el conmutador electrónico capaz de conectar la alimentación de cada uno de los ocho cantones de la maqueta a cualquiera de los seis controladores PWM.

Ya he comentado que he empleado el tipo de conectores que se usan para unir los Arduinos con sus accesorios, de manera que basta apilar una placa sobre otra para tener asegurada la conexión eléctrica y además el ajuste mecánico entre todas las placas, de manera que ahorro todo el tema de tornillos y separadores que he usado hasta ahora.

La verdad es que yo siempre había buscado un sistema de conectores que me permitiera apilar circuitos impresos de esta forma, pero nunca fui capaz de encontrarlos. Ahora me he convencido de que no los encontraba, porque no existían, y no ha sido hasta la llegada de Arduino cuando han empezado a venderse, pero sólo en tiendas especializadas en accesorios para Arduino. Supongo que acabarán por generalizarse porque suponen una solución perfecta.

En la imagen, si nos fijamos en la placa superior, vemos que hay tres filas de ocho conectores, y están situadas paralelas a tres de los cuatro bordes, con lo cual la estabilidad de la unión es total.

Entre estas placas de color azul, y el sistema de conectores, seguro más de uno pensará que este sistema tiene mucho que ver con el sistema Arduino. Ya comenté en su momento que hubo un instante de duda entre seguir con mi sistema, tal como lo había concebido inicialmente, o pasarme a un sistema basado en utilizar Arduino. Sin embargo la solución final fue continuar con las placas Velleman, así que este sistema no tiene mucho más que ver con los Arduinos que el aspecto.

Sin embargo, realmente este sistema podría conectarse sin mucho problema a un microcontrolador Arduino. Las entradas a este sistema son ocho señales PWM que el Arduino puede generar y la conexión digital con una línea de ocho bits que igualmente puede provenir de ocho salidas digitales de un Arduino.

Bien pues como la fotografía atestigua, me he dado la panzada de construir las siete placas que me faltaban, y verdaderamente no ha sido precisamente algo trivial, considerando que aparte del tema de fotograbado, cada placa lleva unos 180 taladros, y por supuesto el mismo número de soldaduras, o sea en total del orden de 1200 taladros y soldaduras. ¡Toda una producción en serie!

Menos mal que la última tanda de placas que hice, me convenció de que debía equiparme un poco mejor para este tipo de trabajos, y me había hecho con dos útiles que me han facilitado la labor. Uno es un soporte para la Dremel, y el otro un curioso artefacto que soporta las placas de circuito impreso, y permite mantenerlas sujetas y voltearlas para colocar los componente y para soldarlos.

En este vídeo se pueden ver ambos elementos en plena faena de construcción de estas placas:



El soporte para soldadura, la verdad es que resulta muy práctico, como se puede apreciar en el vídeo, porque sujeta perfectamente las placas en cualquier posición, con lo que se trabaja cómodamente, lo que quiere decir con seguridad y rapidez. Por si alguien quiere buscarlo, es de la marca Weller.

Bueno, pues gracias estos utensilios, y a unas cuantas horas de trabajo, está todo dispuesto para hacer unas últimas pruebas, y si todo va bien proceder por fin a poner en marcha el control eléctrónico de tracción en mi maqueta. Realmente si no hay problemas, con esto estará terminado todo el hardware del sistema, con lo que lo último que va a quedar es terminar el software. Se que no va a ser fácil, pero todo será cuestión de dedicarle tiempo al asunto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por expresar tus opiniones.

Los comentarios aparecerán en el blog normalmente en unos pocos segundos