miércoles, 13 de abril de 2011

Mi kit de supervivencia


En uno de los artículos de la serie "Mitos de la escala Z", que se pueden leer en mi página web, comentaba  que hay una leyenda urbana relativa a los aficionados al modelismo ferroviario. que afirma que los muy fanáticos, cuando tienen que viajar, y por lo tanto alejarse de su maqueta, llevan un  maletín, con una pequeña instalación en escala Z para "calmar el mono".

Bueno, yo no me considero tan fanático, pero ahora estoy en una situación parecida, pues con motivo de mi traslado de vivienda, llevo ya un par de meses sin poder hacer rodar mis trenes, y al paso que voy es posible que pase todavía un cierto tiempo hasta que tenga de nuevo la maqueta en orden de marcha.

Sin embargo, he descubierto que tengo a mi alcance un "kit de supervivencia" que al final resulta mucho más efectivo que un pequeño portafolios. Resulta, que sin haberlo buscado, al final la casa a la que me he trasladado está próxima a las vías de la línea Madrid-Villalba. Así que cuando quiero, en un agradable paseo, estoy junto a las vías viendo pasar los trenes.
Lo bueno es que esta zona corresponde a la unión de la línea que entra en Madrid por Chamartín con la que entra por Principe Pío. con lo que se forma un complicado enlace que se puede ver en la fotografía de la cabecera.

Como se puede apreciar por la fotografía, si me sitúo en el punto desde donde está tomada la foto, parece que estoy delante de una maqueta de trenes, con un complicado diseño de vías, incluyendo una que pasa por debajo de las demás, y un tráfico ferroviario muy abundante.

Si esto fuese una maqueta, confieso que mi comentario sería que el autor de esa maqueta había hecho un trazado irreal, ya que hay demasiadas vías y demasiados trenes circulando y cruzándose, en un punto que además no está dentro de una estación. En muchas ocasiones he criticado la tendencia a hacer maquetas con muchas vías que se entrecruzan y que pasan unas sobre otras, diciendo que eso no es real. De hecho los puristas han adoptado la expresión "plato de spaguetis" para referirse a estas maquetas con muchas vías entrecruzadas.

Pero como tantas veces ocurre, "la realidad supera a la ficción" y como queda recogido en la fotografía hay trazados reales que parecen maquetas.

2 comentarios:

  1. Curioso lo de la primera fotografía: lo que se ve a la izquierda no es un "salto de carnero" sino más bien una "madriguera de topo"

    :-DDDDDDDD

    ResponderEliminar
  2. Hola Angel

    No sabía que se llama "salto de carnero" al cruce de una vía sobre otras para entroncar con ellas por el lado correcto. Gracias a tu comentario y a Google, ya me puedo "acostar sabiendo una cosa más".

    Efectivamente, aquí la vía pasa por debajo, en lugar de hacerlo por encima, seguramente para aprovechar la topografía de la zona, así que estoy de acuerdo en que sería más bien un agujero de topo.

    Lo que es curioso es que en mi maqueta se reproduce exactamente esta misma situación: Una de las vías del circuito principal, se aparta de su vía paralela y pasa por debajo de las vías de entrada a la estación, para luego volver a unirse con su pareja al mismo nivel, y por el lado correcto.

    ¡¡ Y yo sin saber que había hecho un salto de carnero !! (o mejor dicho, una madriguera de topo)

    ResponderEliminar

Gracias por expresar tus opiniones.

Los comentarios aparecerán en el blog normalmente en unos pocos segundos